Ricardo Liniers Siri, su segundo nombre -el cual ahora usa para firmar sus trabajos- se lo pusieron en honor a un abuelo, pariente del famoso prócer. Ávido lector, conoció tempranamente a Hergé, Goscinny y Uderzo, Quino, Héctor Germán Oesterheld, Francisco Solano López, Charles Schulz y Herriman. Lo primero que leyó fueron las tiras de Mafalda y de Tintin y comenzó a dibujar por influencia del cine. Dice el artista de sus comienzos: en aquella época, cuando íba a ver La Guerra de las Galaxias, el dibujo era la mejor manera de poder llevarte a casa a Han Solo y R2D2, ya que no había dvd ni videos. Cuando terminó el secundario, Liniers intentó seguir la tradición familiar y se inscribió en Derecho. Un poco más tarde probó suerte con Ciencias de la Comunicación y luego estudió publicidad, pero no se dedicó a ello; comenzó a dibujar para fanzines y luego para medios profesionales, publicando en Lugares, ¡Suélteme!, Hecho en Buenos Aires, Calles, Zona de Obras, Consecuencias, ¡Qué... Ver más
No sigue a nadie todavía
No le gusta nada