Sueño Florianópolis, de Ana Katz

Una selección de películas sobre viajes y descansos que no resultan de la manera prevista, desde el clásico ochentero Weekend at Bernie's, hasta la argentina Sueño Florianópolis de Ana Katz, pasando por el clásico The Holiday y la bizarra Club Dread de los Broken Lizard.

Es verano en la ciudad. Esto significa que vamos a querer buscar cualquier forma de entretenimiento posible para distraernos de los 40 grados a la sombra. Hay un género fascinante, el de disaster comedy: películas graciosas donde todo sale mal (This is the end, Death at a funeral, Zombieland). Específicamente dentro de este rubro, se encuentran las historias sobre vacaciones que no resultan como lo planeado. Por ejemplo, Chevy Chase en los 80 protagonizó la icónica saga National Lampoon’s Vacation: una serie donde las vacaciones familiares no son ningún paraíso…

Bueno, acá hicimos una selección de películas sobre vacaciones inesperadas, ¿qué estás esperando para leerla y elegir con cuál vas a empezar?

Weekend at Bernie's (1989)

La década del 80 nunca deja de sorprendernos. Glam rock, maquillajes estridentes, sintetizadores y descontrol. También es un gran momento para las comedias, como Weekend at Bernie's, gran clásico dentro del desastre.

Larry (Andrew McCarthy, adorado actor de Mannequin y Pretty in Pink) y Richard (Jonathan Silverman) trabajan en la empresa de Bernie Lomax (Terry Kiser) y descubren un fraude de 2 millones de dólares. Para recompensar a los jóvenes oficinistas por su hallazgo, Bernie les regala un fin de semana en su casa de verano. Entre lujos varios, pileta climatizada, un repertorio infinito de alcohol y la tecnología de su jefe, lo encuentran muerto. ¿Y ahora? ¿Quién lo mató? ¿Cómo sigue el resto del fin de semana? ¿Quién querría matar a Bernie?

Mientras Larry y Rich desarrollan estrategias para hacer de cuenta que aquí no pasó nada, suena de fondo la pegadiza canción “Hot and cold” de Jermaine Steward, que nos transporta inmediatamente a la playa.

Un dato curioso es que en homenaje a los movimientos de Bernie, se creó el baile “Moving like Bernie”.

The parent trap (1998)

¿Qué mejor que Lindsay Lohan en el mejor momento de su carrera? Ah sí, dos Lindsay Lohan al mismo tiempo. ¡¿Qué?! Antes de Mean Girls (2004) y sus escándalos mediáticos, esta actriz protagonizó esta película emblemática. En dos horas, vemos cómo Annie y Hallie se conocen en el campamento de verano Walden en California. Al principio se odian, y después descubren que tienen mucho más en común que haber nacido el 11 de octubre de 1987…

Este hit noventero es el rey de las películas feel good, como la serie Gilmore Girls. Ya al escuchar la canción “L-O-V-E” de Nat King Cole al comienzo de Juego de gemelas sabemos que nos vamos a embarcar en una aventura con Oreos y mantequilla de maní, Leonardo Di Caprio, enredos y complots varios a una diabólica madrastra. Otros detalles geniales: aparece Janice de Friends como una de las coordinadoras del campamento, el vestuario de Lindsay Lohan y su madre (¡y el parecido de ella con Lady Di!) y el cover de “Top of the world” de The Carpenters hecho por Shonen Knife.

Quizás es domingo y te despertaste de una siesta y no sabés qué ver, bueno, ahora lo sabés: The parent trap y cerrás la semana con una sonrisa garantizada.


Crossroads (2002)

¡Ojo! A no confundirse esta película con otra homónima de 1986 sobre la leyenda de blues, con Ralph Maccio de Karate Kid. Acá actúa Britney Spears, y además, ¡canta algunas de sus canciones!

La princesa del pop se sumerge en una aventura on the road para encontrar a su madre, con quien ha perdido contacto desde que era muy chica. Pero no va sola: la acompañan Mimi (Taryn Manning, Pennsatucky en Orange is the new black) y Kit (Zoe Saldaña de Guardianes de la Galaxia y Avengers). Las tres deciden emprender un viaje juntas honrando sus deseos de la infancia. En el camino, van a ir descubriendo que las une algo más que haber ido a la misma escuela juntas: la pasión por cumplir sus sueños.

Sí, ustedes pueden leer esto y pensar que es simplemente una chick flick (odio ese término), pero tiene grandes momentos: Britney cantando “I’m not a girl, not yet a woman”, el cameo de Kim Cattrall (Samantha Jones en Sex and the city) como la mamá de la protagonista y algún breve destello de sororidad entre Lucy, Kit y Mimi. Ah, también es inolvidable el discurso demodé de Ben (Anson Mount) sobre viajar con mujeres, ¡hijo del patriarcado total!

Club Dread (2004)

Todos esperan la llegada del spring break para olvidarse de sus preocupaciones y sumergirse en la Isla Placer. Pero estas vacaciones se ven arruinadas cuando un misterioso asesino comienza a matar a los integrantes del staff. ¿Quién será? ¿Phil Machete, la leyenda isleña? ¿DJ Dave? ¿Yu? ¿Putman? ¿Coconut Pete?

En esta comedia bizarrísima del grupo de comedia y realización Broken Lizard (los creadores de Supertroopers), se entremezclan canciones con mensajes encriptados, la búsqueda del asesino serial, momentos slasher y por qué no, millones de fiestas hasta el fin del mundo y referencias a chistes absurdos.

The Holiday (2006)

Un gran clásico contemporáneo para mirar en cualquier época del año, pero sobre todo ahora que tenemos la cabeza en modo vacaciones 100%. Iris (Kate Winslet) y Amanda (Cameron Diaz) deciden intercambiar casas para las fiestas (Navidad y Año Nuevo). Lo que no saben es que ese viaje va a producir un giro de 180 grados en sus vidas.

The Holiday tiene todos los condimentos que los fans de las comedias románticas esperan: cameos de actores como John Krasinski y Dustin Hoffman, por ejemplo, referencias a otras películas del género, diálogos chispeantes y sobre todo, historias de amor absolutamente idealizadas. Algo fundamental: la sorpresa de encontrar a Jack Black en una romcom y el gran acierto de Jude Law como el galán de Cameron Diaz.

Si bien es un programa para cualquier momento del día, del año, del mes… se lleva mejor con un kilo de helado, después de cenar y con una lista de recomendaciones en Netflix para continuar la velada del amor.

The Way, Way Back (2013)

Oh, la adolescencia. Ese bicho diferente que si te acercás te muerde, como dice la canción de Chiquititas. Algo así le pasa a Duncan, el protagonista de esta película coming of age. Está enojado y no sabe qué hacer. Para colmo de males, su mamá (Toni Colette) está de novia con la persona más desagradable del mundo: Trent, un Steve Carell que dista bastante del Michael Scott de The Office.

Por suerte para Duncan, hay vías de escape en lo que parecería ser el tedio absoluto de las vacaciones de verano para un chico que ya no es tan chico. Por un lado, conoce a Owen, una mezcla de maestro Yoda y coordinador de viaje de egresados, que lo va a acompañar en su propio camino (“You’re going your own way”). Vale decir que este personaje, interpretado por Sam Rockwell, es el mejor de toda la película. Por otro lado, hay una vecina misteriosa del barrio con la que nuestro tímido adolescente entabla una amistad…

Mención especial al soundtrack con canciones de INXS, Reo Speedwagon, Trampled by Turtles y más joyitas.

Sueño Florianópolis (2018)

Con una línea un poco menos desopilante que Mi amiga del parque (2015), Ana Katz nos lleva de paseo a Florianópolis en los 90. Una familia argentina se va de vacaciones a Brasil, hasta acá todo puede parecer normal, ¿no? Sin embargo, desde el momento en que empieza esta película todo sale mal: se quedan sin nafta en medio de la ruta y sin alojamiento al llegar a destino.

De todos modos, los problemas parecen solucionarse con el encuentro de Marco, el dueño de la casa de descanso que alquila la familia. A lo largo de esta obra agridulce, vamos viendo cómo el matrimonio de Lucrecia y Pedro se desarma y los roces que tienen con sus hijos, quienes rehúyen a todo contacto con sus padres. Algo soñado de la película, al contrario de lo que ocurre en la historia, son los paisajes y la música brasileña que siempre logran enamorarnos.

Un dato no menor es que los cuatro protagonistas de Sueño Florianópolis son familia en la vida real. Gustavo y Joaquín Garzón (Pedro y Julián) son padre e hijo y Mercedes Morán y Manuela Martínez (Lucrecia y Florencia), también lo son.