Sigue la cuarentena y qué mejor, aprovecharla leyendo poesía de jóvenes autores. Zibilia te presenta la obra reciente de Moira Morgulis, Leticia Martínez, Yesica Yakobs y Facundo Chalabe.

El confinamiento preventivo para frenar la expansión del COVID -19 se hace cada vez más largo y la cultura se convirtió en una aliada ideal para pasar el tiempo. Los libros, entre otros dispositivos, son una posibilidad para conocer nuevas historias y romper con la monotonía de la permanencia en un único espacio. 

El momento resulta perfecto para incursionar en nuevos y entretenidos relatos. Si se te acabaron las opciones y tus librerías cercanas están cerradas, en Zibilia pensamos en vos y te presentamos cuatro recomendaciones a las que podrás acceder fácilmente.

Una voz imperfecta

El primer poemario de Moira Morgulis es terrenal. Aborda sentimientos cotidianos, los problematiza y convierte en cuestionamientos que interpelan a quien los lee. Habla de ventanas, columnas de mármol y fiestas. De la vejez, la tristeza y el deseo. Moira, locutora, docente y música, traduce sus vivencias a palabras con una sonoridad propia de quien sabe generar climas a través del lenguaje. La idea de condensar sus escritos en un libro se gestó en 2018. Desde ese momento, se abocó en corregir y seleccionar todos sus textos para poder llegar al 2020 con el material editado. En ese proceso la ayudaron Clara Muschietti y Julieta Capristo. Ellas, como dice Moira en sus agradecimientos, la guiaron por el ancho mar que fue escribir un libro. Salió a la venta en marzo y se puede conseguir vía instagram con Moira Morgulis (@moirasm ) o por mail a moiramorgulis@gmail.com o minapezediciones@gmail.com

La guardiana de la vista 

La escritora, poeta e investigadora, Leticia Martínez, produjo un libro que habla del cuidado y del cuerpo. Un conjunto de textos que reflexionan sobre la apropiación interior, el fortalecimiento, la transformación y la necesidad de posicionarse frente a las diversas situaciones para afrontar lo que hay en el exterior. El cuerpo es, en La guardiana de la vista, algo inherente a cada ser y es, también, un cuerpo poético. “La Guardiana cuida y protege lo que hacemos y lo que somos”, dice Leticia y eso implica, también, el cuidado al cuerpo poético para que adquiera identidad propia e independiente de quien lo creó. Aquí Leticia tensa la relación entre el afuera y el adentro, explora la problematización de sentimientos y sensaciones, los transforma en relatos y, como resultado, obtiene textos que hablan sobre la construcción de la identidad en primera persona y sobre el entramado de relaciones que se tejen alrededor de cada ser. La guardiana de la vista se puede conseguir contactándose con http://www.libreriamicasa.com.ar/

Cartografía del desvío 

El primer libro de Yesica Jakobs es poemas y es historia. Leerlo es transitar los 10 años más recientes de sus sentimientos y compartir los cuestionamientos que la llevaron a una nueva forma de habitar (se). Es introspectivo e invita a preguntarse ¿Para qué?, ¿Qué sentido tiene pelearse con una familia, con el universo, irse y armarse nuevamente? Yesica deja todo, se va, cambia, crece y, un tiempo después, observa el camino recorrido con una mirada problematizadora, pero consciente de que lo sucedido fue necesario para arribar a este presente, a este libro. Con la publicación, busca compartir experiencias para que otras personas, que también desean poner en duda lo establecido y los mandatos, puedan sentirse acompañadas. Los poemas de Yesica pueden leerse online entrando a unadesviada.wordpress.com y el libro, editado por Rangún, se consigue por la tienda online de Eterna Cadencia.

Cambiamos el desorden de lugar

Este libro de Facundo Chalabe rompe prejuicios y sacude el sentido común. “El eje transversal son los duelos en soledad y una estructura familiar que se desarma en plena vida urbana clase media”, explica. En ese sentido, la combinación de palabras que propone pueden despertar sentimientos variables. Habrá quienes estén en una zona de confort en sus vidas y, por eso, sientan comodidad al leer que si no trabajamos no comemos. Pero, también, habrá quienes perciban el zumbido de la incomodidad que genera la monotonía rutinaria de saber que en algún momento tenés que dejar de correr sin que la permanencia te asfixie. El libro presenta textos generados entre 2014 y 2019. En ese tiempo fue elemental la presencia de Pamela Terlizzi Prina, quien a través de talleres y encuentros propuso un camino en el que Facundo descubrió otra voz, escribió cosas nuevas y seleccionó algunas antiguas. Esta obra se puede conseguir vía instagram con el autor (@facuchalabe) quien, debido a la situación de confinamiento y por tiempo limitado, pone el ebook a disposición de forma gratuita.