Nieta de inmigrantes griegos, Alexandra Kehayoglou se crió en una familia que supo conservar una tradición textil que venia desde Asia Menor. Si bien era de suponer que ella continuara con la empresa familiar de alfombras El Espartano, estudió artes visuales (IUNA 2006), fotografia y publicidad.Luego de un período de formación artística, Alexandra volvió a la fábrica. Así redescubrió una nueva libertad creativa recuperando la tradición y el legado de su familia. Desde 2008 desarrolla su obra en alfombras de lana que teje a mano, como lo hicieron su abuela, papa y tios. Al frente del laboratorio de Diseño y Sustentabilidad, Alexandra trabaja con materiales existentes de la fábrica, muchas veces de descartes y excedentes de producción, reutilizando y resignificandolos para su obra. Segura que el arte puede ser un movilizador de cambio social, sus obras proponen reencontrarnos con nuestro suelo creando una consciencia colectiva de valores nativos y reinsertando especies originarias en... Ver más
No sigue a nadie todavía
No le gusta nada