Séraphine se gana la vida limpiando casas y, en su tiempo libre, pinta en secreto. Oculta sus obras como si hiciera algo pecaminoso mientras sus cuadros adquieren un estilo propio e ingenuo, afín a los pintores modernos de la época pero sin su repercusión ni recursos.

Dirección: Martin Provost //

Última fecha

ju

7

noviembre / 2019

Dejanos tu opinión

También te puede interesar