En el mundo de Rubios cualquier anhelo de armonía resuena incomprensible. Enajenados y eléctricos, reproducen imbecilidad y ternura en la misma figura. Son defensores e invasores al mismo tiempo; realidad y ficción en el mismo instante.

Cuerpos impunes sin memoria, sin consecuencias, cercanos a una lógica salvaje. Una composición caótica, célula de resistencia al equilibrio.

Rubios son seres indómitos dirigidos estrepitosa y ontológicamente hacia el desastre. Seres de otro mundo dentro del mundo. Rechazan el orden y el llamado al orden. Rechazan la ley y el pensamiento mismo que la concibió. Van más y más profundo a ese páramo obsceno donde la sociedad no tiene excusa.

Si existe un modo de estar juntos en esa condición rota, si existe un lugar donde viven los monstruos, ese será un refugio. Acaso el refugio sea quizás el mismo infierno.

Esta obra obra recibió un subsidio del Instituto para el Fomento de la Actividad de la Danza no Oficial del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y cuenta con el apoyo del Complejo Teatral de Buenos Aires. Para la realización del film se contó con el apoyo del Fondo Metropolitano de las Artes y Fondo Nacional de las Artes.

Actores: Grupo Krapp, Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro, Fernando Tur // Dirección: Luciana Acuña, Luis Biasotto // Escenografía: Ariel Vaccaro // Iluminación: Matías Sendón // Vestuario: Mariana Tirantte // Coreografía: Luciana Acuña, Luis Biasotto // Música: Gabriel Almendros, Fernando Tur // Producción: Paula Russ //

Última fecha

do

17

noviembre

Dejanos tu opinión

También te puede interesar