Es un día de verano agobiante en Buenos Aires, la plaza Miserere y la estación de trenes están saturadas de personas.

Invisibles entre la masa de gente, un grupo de muchachos se prostituyen por muy poco dinero.

Sus reflexiones emergen silenciando el bullicio opresivo y el ensordecedor ruido de los trenes.

Última fecha

mi

4

mayo

Dejanos tu opinión

También te puede interesar