LA MORSA aprieta a aquellos que viven la aparente calma de la vida cotidiana, porque están hechos de cautivadores días felices, como besos silenciosos, de niños en crecimiento y de trabajo satisfactorio. Uno cae en la TRAMPA en virtud de una recompensa, por lo tanto. Aceptas vivir una felicidad inmediata con costos eternos. Una cámara de tortura, en la que no hay verdugo.

Autor: Luigi Pirandello // Dirección: Gustavo Oliver //

Última fecha

sa

27

abril

Dejanos tu opinión

También te puede interesar