Sobre esta exposición, Osvaldo Jalil explica: “Carlos Demeste era un xilógrafo de los que no hay, y en nuestra historia pasada hubo muy pocos similares, para mí es uno de los grandes grabadores argentinos, injustamente poco conocido. Tenía un amor muy particular por la xilografía, por el grabado japonés, y todo lo que fuera investigación, siempre encontraba algo para hacer una textura, dar un poco más a la madera, fue el precursor de eso que se llama collagraf, sus trabajos eran casi indescifrables. Trataba la madera con pasión sacándole cosas maravillosas. Un dibujante como pocos, su grabado se apoyaba siempre en el dibujo y eso se notaba. Vivía todas sus cosas con vehemencia, enamorado de la biblioteca que había heredado de su padre, bastaba comentar algo que enseguida recurría a la biblioteca y mostraba un material sobre lo que hablábamos. Gran cocinero, muralista, España estaba presente en muchos de sus trabajos, por sus viajes a esas tierras de sus ancestros que vivió intensamente, amigo de todo el mundo, un ser querido y querible”.

Grabador, dibujante y muralista, Carlos Demestre nació en Buenos Aires, en 1941. Estudió estructura compositiva en pintura con Jorge Ludueña, dibujo con Enrique Azcárate y Salvador Benjuya, grabado y técnicas de impresión con Pompeyo Audivert y cerámica con Marisa Alonso. Fue distinguido con varios premios en salones municipales, nacionales e internacionales.

Última fecha

dom

15

diciembre / 2013

También te puede interesar