En la serie Uncanny Valley, Jeremiah Chechik explora los límites del registro fotográfico y su vínculo con la realidad. Para esto, realiza tomas de escenarios y personajes de videojuegos, y las manipula hasta obtener unas imágenes urbanas que entroncan con la tradición de la Street Photography (fotografía callejera) de autores como Garry Winogrand, William Eggleston, Lee Friedlander, Helen Levitt y Robert Frank, entre otros.

La anulación del color y el ajustado tratamiento de las escalas de grises, ubican a estos registros fuera de cualquier cronología definida. Las estructuras industriales estandarizadas y los elementos urbanos sin identidad propia refuerzan la incertidumbre sobre la ubicación – tanto espacial como temporal – de las imágenes. Las atmósferas sombrías, los amplios espacios vacíos, la soledad insistente, generan un sentimiento de inquietud y misterio que configura el clima emocional de toda la serie.

Las imágenes expurgan la acción y la violencia que están en el corazón de los juegos de los cuales parten, y se focalizan, en cambio, en la quietud y la cotidianidad. La composición denota la precisión de una mirada fotográfica orientada a la observación detenida. La superficie del diseño informático cede su lugar a la indagación y la profundidad. De esta manera, estos paisajes digitales, con sus acontecimientos algorítmicos, se convierten en una meditación sobre los escenarios de nuestro mundo contemporáneo.

Rodrigo Alonso

Última fecha

do

30

septiembre / 2018

Dejanos tu opinión

También te puede interesar