Una novela de descomposición de la personalidad, así Pirandello define su novela Uno, ninguno y cien mil.

Una, es una voz que cuenta. El vaivén de un pensamiento. Un punto de vista, sólo uno de los tantos posibles de la que podría ser una historia cualquiera, la historia de cualquiera.

El pretexto es una banal observación que viene de afuera: la constatación de un detalle físico de por si insignificante que se transforma en un evento único y perturbador para analizar las dudas de la existencia.

¿Quién soy? ¿Quiénes somos? ¿Cómo nos ven los demás? ¿Cómo los veo? ¿Cuántos personajes somos?

Abandonar las cien mil máscaras para ponerse UNA.

Pero la transformación esconde un riesgo: en la búsqueda del uno nos descubrimos ninguno.

Las preguntas pirandellianas están más que nunca presentes en éste espacio/tiempo que nos tocó vivir.

La identidad puesta en duda; nuestras creencias; el rol que elegimos interpretar o el que nos impusieron. Y mientras la realidad se desvanece, la libertad está en la conciencia de la locura.

Huir para salvarse de las contradicciones de la mente humana.

El intento de reencontrar un equilibrio en el caos.

Última fecha

sa

25

junio

Dejanos tu opinión

También te puede interesar