En la sala 3 de Fola expone el artista peruano Giancarlo Shibayama, quien ha expresado al respecto: "La fotografía es para mi, actualmente, una herramienta para vincular la ficción y lo real. Uso mi historia personal para poder hablar de la migración e identidad como construcciones sociales. Trabajo con archivos fotográficos porque me permiten por un lado construir vínculos entre el presente y el pasado y por el otro me permiten cuestionar el rol de la imagen actual o la saturación de imágenes en la que hoy vivimos.

"Vengo de una familia peruana que es resultado de la inmigración y el mestizaje. Me interesa este choque de culturas y cómo se construyen nuevas identidades, que crean nuevos caminos de aprendizaje. Soy consciente de la fragilidad de la memoria y cómo esta se trasforma constantemente, es por eso que me interesa materializar este proceso en proyectos visuales. La ficción me permite completar ciertos vacíos en mi memoria, y uso la fotografía para visualizar estos hechos que se han ido desvaneciendo a lo largo del tiempo. Así estoy empezando a narrar mi historia personal a la luz de la historia de mi familia.

"El traslado de una parte de mi familia de Japón a Perú (1918) supuso un proceso de transculturización y una reorganización de sus parámetros identitarios. El día en que mi abuelo paterno falleció en 1997, vi cómo algunos miembros de mi familia arrancaban de sus álbumes de fotos, las imágenes en las que ellos aparecían para llevárselas. Los álbumes parcialmente vacíos me indujeron a indagar sobre mis orígenes.

"El viaje del lugar de origen, el desplazamiento y la llegada a un destino donde todo es desconocido son temas importantes en mi proyecto pues forman el eje de partida de todo movimiento migratorio. El proyecto iniciado por mi en 2014 propone una narrativa visual compuesta por las costumbres que tiene mi familia en su hogar y las fotos de los álbumes de mi abuelo, las cuales retienen en la parte de atrás las huellas de haber sido arrancadas, a través de estas porciones de papel negro (vestigios de hojas de álbum) y pegamento que sugieren archipiélagos (como el Japón mismo). Por un lado he configurado una cartografía personal a partir de las huellas negras y construyo así mapas ficcionales: materializaciones intimas generadas por el azar, que reconozco y amplio. Por otro he retratado fotográficamente en interiores domésticos las costumbres japonesas que persisten como el recuerdo de los muertos o el desarrollo y cuidado de bonsáis en versión local y también los signos de superposición cultural en la decoración con iconos religiosos católicos en fricción con recuerdos de la cultura japonesa y emblemas de una modernidad urbana propia de países de América latina.

La principal motivación del proyecto es que mi abuelo japonés, que nunca pudo regresar a Japón lo haga ahora a través de una exposición y un fotolibro. Los mapas son convenciones sociales y políticas y la historia de la migración japonesa al Perú es la crónica de una colectividad. Personalmente genero nuevos mapas e hilvano documentos que son restos del pasado en una ficción del presente y reconfiguran el mundo en el encuentro de mi imaginación y mi memoria.

Artistas: Giancarlo Shibayama //

Última fecha

do

30

septiembre / 2018

Dejanos tu opinión

También te puede interesar