Este mes los sábados nos hundimos en la caligrafía de Shodo. Un arte que se enseña a los chicos como materia en Japón, se realiza con un pincel, un tintero donde se prepara la tinta china, pisapapeles y un pliego de papel de arroz. En las obras caligráficas se materializa uno de los principios básicos de la estética japonesa, wabi-sabi, - la proporcionalidad de lo simple y lo delicado. La caligrafía japonesa no tiene nada que ver con cosas casuales, para cada línea y cada punto son muy importantes su inicio, su dirección, su forma y su término, el balance entre todos los elementos, y hasta el espacio vacío significa mucho. Los jeroglíficos son armoniosos, bien proporcionados y equilibrados.Para reservar lugar y averiguar aranceles escribir a info@ccplazacastelli.com

Última fecha

sa

26

octubre / 2013

Dejanos tu opinión

También te puede interesar