En SOLA, su primera exposición individual en Galería Mar Dulce, María Elina presenta unas 20 obras en acuarela.

En el texto del catálogo Marina Yuszczuk escribe: “La belleza es difícil”: lo dijo el poeta Ezra Pound pero lo sabe cualquier madre, lo lleva escrito en los ojos cansados, los hombros doloridos por el peso de la cría. ¿Qué dirían las madres si pudieran hablar? (no hagamos de cuenta que pueden, más bien son otros los que hablan de ellas, o para ellas). Es una pregunta problemática porque hay experiencias, pocas, cada vez menos, que son mudas. Por eso los dibujos de María Elina Méndez llegan al centro de una experiencia única, la de la madre a solas con el hijo, transformada por él, con una velocidad y una inocencia que el lenguaje no podría alcanzar. A este mundo que reúne lo infantil y lo adulto, a ese nacimiento del universo que es el lenguaje reducido a unas pocas palabras concretas, para nombrar lo que hay acá (gato, gato, gato, gatito), a esa reunión de una herencia femenina condensada en las flores con el peligro de las fieras, yo también los conozco.

Por eso me suena y está llena de sentido esta huida al mundo de la fábula, ese territorio salvaje que de chicos nos pareció de lo más natural –animales que hablan o se comportan como humanos, mutaciones de toda especie, peligros con los que convivir o incluso jugar al lado de ellos- y después olvidamos. En ese reino provisorio que María Elina pintó con agua –no podía ser de otra manera- el cuento ya no es infantil sino el relato del cuerpo de una mujer convertido en un país donde todo sucede: la alimentación, la fusión con la naturaleza, las heridas. El cuerpo doblado en posiciones esforzadas, que quiere ocultarse, abrazar un lobo. Esta mujer tiene la espalda fuerte; si se esconde no es por temor. Si no tiene rostro o parece haberlo perdido es porque lo entregó a una serie de transformaciones cuya delicadeza, de pétalos y colores suaves, no llega a atenuar el hecho de que en estas escenas hay dolor, tensión, peligro. Tallos que tienen espinas o están arrancados de un suelo que, por el momento al menos, no existe más.

Una última cosa: no me parece que las mujeres podamos ser plenamente las protagonistas de nuestras propias experiencias a menos que nos encarguemos de crear, al mismo tiempo, el imaginario que las exprese. Es lo que hace María Elina, y yo me siento agradecida por el hallazgo de este mundo en el que también puedo quedarme un rato, respirar."

María Elina Méndez (Buenos Aires, 1975) es egresada de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido, en la Universidad de Buenos Aires. Desde del 2010 forma parte de Galería Mar Dulce, donde tuvo su exposición Amos del jardín junto con Cristian Turdera en el 2011 y donde expone regularmente en las muestras +COLECTIVAs. Desde el 2012 es colaboradora del diario La Nación para su suplemento de Cultura. En los últimos años realizó estampas textiles, ilustración de productos y fundamentalmente libros infantiles, publicados en Argentina, México, Chile, Portugal y España.

Artistas: María Elina Méndez //

Última fecha

sa

22

octubre / 2016

Dejanos tu opinión

También te puede interesar