Una composición escénica de argumentos y música hilvana el diálogo sinfín de una pareja, enfrentada al cansancio físico, el desgaste emocional, el enredo con las palabras, la escasez de sentido, y con mayor fuerza, la imposibilidad de “ver al otro”. Una vecina, extranjera en ese espacio, abre un surco desplegando recortes de su vida de manera contundente, certera, posible. Está en escena desde el comienzo. Acaba de vivir una situación traumática con su marido y decidió dejarlo. Pide a la pareja que le permita observarlo desde la ventana de su departamento. La pareja no repara demasiado en la historia de su vecina ni en sus circunstancias. Los tres se encuentran tomados por sus propios sentimientos que no pueden ser ni reprimidos ni demorados. La obra se estructura en una suerte de postales por las cuales van pasando los personajes. Cada una conforma una situación reconocible, a la vez que sugiere formas ligadas a lo absurdo. Siento cosas por mi transcurre en un espacio doméstico de bordes corridos donde los objetos cotidianos son utilizados para crear una imagen artificial, pictórica. Es un espacio roto, estallado y desbordado. Como cuarto personaje aparece la música, con canciones ejecutadas en vivo por Diego Becker, como un enhebrado antojadizo que impone el ritmo y lo interrumpe.

Autor: Claudio Mattos, Virginia Mihura, vanina montes // Actores: Claudio Mattos, vanina montes, Laura Nevole, Lucas Sellan // Dirección: Virginia Mihura // Iluminación: Ricardo Sica // Vestuario: Mariu Fermani // Música: Mauro Sarquis //

Última fecha

do

27

octubre / 2019

Dejanos tu opinión

También te puede interesar