Estelita se despide de su profesión: ser pasadora de páginas, en los conciertos de piano, de su maestra de la infancia. El Hombrecito evoca también su concierto, su regreso. Los dos conviven entre partituras, sonidos y pentagramas que han formado parte de ese transcurrir silencioso en apariencias, impetuoso por dentro. El devenir ineludible los enfrenta con ellos mismos, como en un espejo, con eso que quisieron ser, con eso que pudieron y eso que son. Todo expuesto allí como una marca definitiva, inextinguible. Estelita y el Hombrecito inmersos en sus mundos, con sus memorias o lo que ha quedado de ellas, han estado dispuestos a dar lo mejor de sí en un momento dado, a sumergirse en una experiencia única.

Dos monólogos, atravesados por la música y las sombras, conforman esta pieza. También por la ingenuidad de los personajes y todo lo amoroso que les ha sido posible. He tenido una vida feliz; dice ella. Voy a estrenar una obra nueva, ya verá usted qué bien suena; dice él.

Ambos monólogos tuvieron como punto de partida dos notas periodísticas que el autor toma como impulso para darle otros contextos, sentidos y resignificaciones, indagando en conductas arquetípicas y ambivalentes sin dejar de perseguir, con cierta dosis de humor, un pletórico sentido de la vida.

Sobre las entradas: Para colaborar con la actividad teatral y poder completar el aforo del 50% con la debida distancia, les pedimos que se organicen en grupos de 2, 3 y preferentemente 4 y 6 personas para conformar sus burbujas. Si tienen alguna duda pueden escribirnos a hastatrilce@gmail.com Gracias!!

Autor: Darío Bonheur // Actores: Maria Nydia Ursi-Ducó // Dirección: Eloísa Tarruella // Escenografía: Sabrina Lopez Hovhabnessian, Julieta Muro Frangi // Iluminación: Carolina Rabenstein // Vestuario: Sabrina Lopez Hovhabnessian // Música: Florencia Caruso // Producción: Ale Garcia //

Última fecha

do

17

abril

Dejanos tu opinión

También te puede interesar