La retrospectiva de Mónica Goldstein celebra con 20 piezas representativas las dos décadas que unen a la artista con la galería Arcimboldo. El juego de números está presente como parte del homenaje al encuentro y permite al espectador recorrer el camino conjunto.

En el texto que acompaña la muestra, Rodrigo Alonso escribe: "Los trabajos de Mónica Goldstein parecen refrendar la célebre frase de Stéphane Mallarmé, según la cual, 'el mundo existe para terminar en un libro'. Sin embargo, la artista va un poco más allá, ya que su universo simbólico proviene no sólo del mundo físico sino también de ámbitos tan inasibles como la sensorialidad y el espíritu...

En el formato del libro, Goldstein encuentra el medio más idóneo para desarrollar su propuesta artística y conceptual. Ésta no se centra en las alternativas de la escritura – como podría imaginarse – sino más bien en las de la lectura, que exceden el limitado terreno del lenguaje. Aunque la discursividad no está ausente, hay una potencia de lo visual en sus obras que relativiza cualquier construcción lingüística que quisiera traducir el desenvolvimiento de su programa estético.

Curadora: Pelusa Borthwick.

Última fecha

ju

20

noviembre / 2014

Dejanos tu opinión

También te puede interesar