Una exposición que busca intercambios sobre cómo artistas en Buenos Aires y Nueva York interpretan sus entornos a través de diversos usos de la fotografía.

Con curaduría y organización de Claudia Kaatzíza Cortínez, esta muestra funciona como continuación y complemento de un proyecto iniciado con la exposición realizada en agosto de 2016 en el Shirley Fiterman Art Center de la ciudad de Nueva York, EEUU.

Los términos retrato y paisaje han llegado a definir no sólo los géneros más tradicionales del medio fotográfico, sino también los estándares de composición al ver o crear una imagen. Retrato de un Paisaje juega con estos formatos como convenciones a expandir, atravesando el límite entre imagen y objeto y la posibilidad de transformación de uno en otro.

La muestra reúne a 16 artistas de Nueva York y Buenos Aires que apelan al paisaje natural y urbano para indagar temas tales como la memoria, la identidad y la percepción, usando la fotografía como base de exploraciones técnicas y conceptuales centradas en la materialidad de la imagen. En tiempos en los que reina la instantaneidad y la imagen fotográfica es sinónimo de intangibilidad y desapego, se presenta una perspectiva alternativa, volcada hacia la intimidad de la materia, permeable a las fuerzas en juego en el mundo físico.

Las fotografías pueden ser hechos, tanto como fantasmas o sombras. Las libertades que existen al momento de capturar la luz no dejan de evidenciar el entorno del cual proviene. Estas obras despliegan diversas manipulaciones, ya sean químicas, mecánicas o materiales, en función de reflejar el acto mismo de la percepción, la subjetividad de la memoria y la experiencia cíclica del tiempo.

La palabra Heimweh, que alude al deseo de proximidad a lo familiar, y Fernweh, acuñada por el romanticismo alemán para transmitir la idea de ‘ansia por lo lejano’, son también conceptos subyacentes. Las obras nos revelan geografías y recuerdos distantes, a menudo relacionados con lugares de origen o antecedentes socio-políticos significativos, para traerlos insistentemente al presente. Estas urgencias emocionales se traducen en gestos más abstractos: el impulso de magnificar, enfocar y desenfocar infinitamente, de rastrear lo singular en lo múltiple.

Miércoles gratis.

Curador: Claudia Kaatzíza Cortínez //

Última fecha

do

7

octubre / 2018

Dejanos tu opinión

También te puede interesar