Lucila Domínguez es pintora pero también es hechicera. Se vale de los antiguos manuales de botánica para formular recetas mágicas. Los usa como diccionarios al inventar cuadros que son pócimas dibujadas en un espacio plano y continuo. Selecciona flores y plantas que traen historias y talentos únicos: la flor de loto, que nace del terreno fangoso y se abre al cielo, leve y poderosa al mismo tiempo, la pasionaria, futurista y omnipotente, o flores de cactus que alucinan un viaje animal e intergaláctico hacia lo profundo de nuestras almas. Plantas, insectos y aves se articulan como jeroglíficos trazando el argumento de una ilusión minuciosa. En sus pinturas Lucila modela la luz de cada pétalo y tallo en un artificio entre onírico y modernista con la voluntad de mutar cada elemento en una expresión depurada y mística. Cada forma asume valor en sí misma y se articula con el resto componiendo un organismo nuevo y una realidad autónoma. La yuxtaposición de cada fragmento construye esa composición-receta que recuerda al biólogo pero también se burla de él al generar una especie de repertorio vegetal que solo intenta alcanzar el ensueño. Sus cuadros envuelven, acarician y hacen preguntas sobre una naturaleza antigua, sobre pociones mágicas y también sobre el misterioso mundo de la pintura. Por Santiago Iturralde (versión adaptada del texto de catálogo)

Plantas Mágicas, primer muestra individual de la artista, presenta una serie de pinturas sobre papel en formatos variados.

Lucila Domínguez – también conocida por el seudónimo Lucilismo – nació en 1984. Vive y trabaja en Buenos Aires (o viajando). Es pintora, dibujante, ilustradora y muralista. Su especialidad es la pintura botánica de gran fuerza, colorido e impacto visual. Apasionada por la naturaleza, se nutre de ella para crear su propio universo pictórico rico en detalles y texturas, con un delicado manejo del color y la luz. Su pintura es alegre, expresiva, con especiales toques de misterio y surrealismo. Contagiando su pasión por las plantas y evocando el contacto del hombre con su origen natural, su obra mantiene viva la fascinación que el ser humano ha sentido desde siempre por el reino vegetal. Estudió en la Escuela de Bellas Artes (Mendoza), en el IUNA (Buenos Aires) y en talleres con Lula Mari y Daniel Roldán. Como ilustradora trabajó para numerosos clientes de la Argentina y el exterior, y publicó en numerosos medios gráficos argentinos. Sus murales decoran paredes de boutiques, hoteles, restaurantes y residencias privadas en Argentina, Uruguay, Brasil, España, Rusia y los EEUU. En 2013 creó FLORA· Pequeña Feria de Arte Plantístico, una muestra colectiva itinerante de arte botánico emergente.

Junto a Plantas mágicas +COLECTIVA51, una curaduría especial de obras realizadas por Iratxe González, Laura Romano, Ximena Ibañez, Melanie Koblinc, Mila, Raoul Veroni Camila Vilar, Ral Veroni, María Elina, Sofía Alvarez Watson, entre otros.

Artistas: Lucila Dominguez //

Última fecha

sa

16

junio / 2018

Dejanos tu opinión

También te puede interesar