En la geometría del espacio se denomina planos alabeados a aquellos planos que no son paralelos y que no se cruzan en ningún punto. Así, el arte contemporáneo y las ciencias exactas y naturales parecen responder a este precepto, como dos planos de acción que se desconocen el uno del otro. Podemos decir que hace por lo menos 500 años comenzó ideológicamente esta deriva. Paradójicamente, ambos planos de acción presentan en la actualidad dos aspectos en común: una multiplicidad de contenidos y un desarrollo análogo del lenguaje visual.La producción científica actual es de tal magnitud que suele desbordar a los propios investigadores, algunos de los cuales comienzan ya a intentar nuevas formas de síntesis. A su vez, el desarrollo del arte contemporáneo nos ha llevado a un punto de amplitud visual tal que nuevos modos de ver parecen ser necesarios.

Si los planos alabeados se cruzaran, definirían una línea de intersección. Esta muestra propone, de todos los posibles cruces, la intersección del lenguaje visual no buscada, no propiciada por sus propios autores. Pero que el espíritu de la época, como por un acto de magia sociológica, hace confluir más allá de sus voluntades.

Artistas contemporáneos de trayectoria y consistentes en su manejo visual, y ciertas producciones últimas del campo científico apelan a un ejercicio visual propicio para la simbiosis. Lógicas de pensamiento de diferentes naturalezas pueden combinarse de formas diversas, potenciarse y generar propiedades emergentes que refutan la idea de una visión única del mundo.

Una hipótesis científica sobre el campo visual / Una hipótesis visual sobre el campo científico

Diego Bianchi, Juan José Cambre, Mariano Dal Verme, Karina Peisajovich, Pablo Siquier, Eduardo Stupía. Curada por Pablo La Padula para el Espacio de Arte, coordinado por Maximo Jacoby.

Última fecha

vi

11

julio / 2014

Dejanos tu opinión

También te puede interesar