En esta su segunda exposición en la galería Martín Palottini presenta una serie de obras realizadas en lápiz, grafito, bordado sobre papel, cobre y dorado a la hoja. Rostros y figuras muestran el dominio que el artista tiene en el dibujo y la composición. Sobre esta obra escribe María Carolina Baulo: “Martin Palottini se define como dibujante (…) Su obra tiene la particularidad de presentar un constante juego de contrastes desde lo formal: los valores destacan su presencia en forma contundente, el color está casi ausente pero cuando aparece, se transforma en un plano denso que equilibra la línea, no hay papel que no introduzca la tan incómoda presencia del espacio en blanco y la figuración explícita es tan importante como la figuración que se insinúa (…) Cuesta trabajo, aun para el ojo entrenado, detectar si esos rostros -porque por lo general la figura se centra en los rostros femeninos- son producto de fotografía transferida al papel o cualquier otra técnica donde la imagen de base sea proporcionada como soporte para la elaboración posterior del dibujo. Pero no es así. El artista trabaja desde su profundo conocimiento formal de su oficio y la materia prima que elige. La obra se cuestiona a sí misma sobre las relaciones formales que la componen e incorpora al espectador a indagar en esa reflexión donde no se propone hacer un relato convencional, contar una historia de manera tradicional donde todos los conceptos cierren, sino entrar en un terreno de debate para el propio artista, dejando que sean los elementos compositivos los que establezcan los ritmos. El espectador elegirá con qué parte de la obra quiere conectarse: podrá ver en ella un trabajo técnico destacable y hacer “oídos sordos” a los ruidos que salen a su encuentro, o podrá elegir el camino más comprometido que tiene que ver con indagar en esas zonas silenciosas, las que presentan dudas y donde no todo está dicho.”

Artistas: Martín Palottini //

Última fecha

vi

1

julio / 2016

Dejanos tu opinión

También te puede interesar