El interés por la cosmología ancestral latinoamericana atraviesa la música de Nicola Cruz, productor musical ecuatoriano, desde el inicio de su carrera. Su proceso creativo involucra una búsqueda atenta y cuidadosa de las raíces vivas y los rituales que forman parte de la identidad sudamericana —sus orígenes andinos y afro en particular— poniendo en valor sus ritmos, sus tradiciones orales, sus instrumentos y la energía que transmiten. Su primer disco, Prender el Alma (2015), explora el devenir de la conciencia y la espiritualidad, y cómo se conectan con la música. En Siku, su producción más reciente, Cruz continúa esa exploración pero expande su visión hacia nuevas historias y otras culturas como fuentes de inspiración. En ese camino, la colaboración con otros artistas de alrededor del mundo se vuelve un aspecto crucial. Con Siku, editado bajo el sello ZZK Records, Nicola Cruz propone un viaje por distintas influencias, ritmos e instrumentos que han resistido al paso del tiempo, ubicándolos en el presente de forma orgánica, sin perder de vista el contexto y los orígenes de sus fuentes de inspiración. Lejos de ser una fusión o lo que comúnmente se cataloga como world music, se trata de una dinámica dual en la que puede confluir lo ancestral con lo contemporáneo y potenciarse.

Última fecha

ju

10

enero

Dejanos tu opinión

También te puede interesar