En la oscuridad total, abrir los ojos no alcanza para ver, y cerrarlos no alcanza para no ver.

El oído no puede cerrarse. Su párpado es un bostezo que nos sumerge, pero no ensordece.

En la oscuridad total somos todo oídos y sensaciones.

Advertencia: espectáculo no recomendable para personas con incomodidad extrema en relación a los espacios cerrados y/o la oscuridad

Música: Flopa Lestani //

Última fecha

sa

28

marzo / 2020

Dejanos tu opinión

También te puede interesar