Margarita Fernández, pianista, performer, docente, está en plena actividad a los 93 años de edad. La forma del film que le dedicamos es la del retrato, enfocado desde múltiples ángulos, un calidoscopio que registra y pone en contraste distintos momentos del presente y del pasado, del trabajo y la vida imaginario de la artista.

En el centro está su relación con la música de Johannes Brahms, el compositor que tocó en su primer concierto. Pero también, con el correr de los años, se ha interesado en la música contemporánea e interviene asiduamente en performances de creaciones experimentales. Su deseo es ahora explorar la “tierra de nadie” entre música y teatro.

Margarita toca el intermezzo número 3 opus 117 como sello de una larga amistad con el director Edgardo Cozarinsky, elegida por ambos. La melodía surca toda la película, y hacia el final se extiende hasta la ciudad de Baden Baden, en las puertas de la Selva Negra alemana. Allí está la casa donde vivió Brahms y pasó largos veranos componiendo, hoy convertida en museo. Visita sus cuartos, su longevo piano, sus fotos y grabados.

Margarita le habla ahora al realizador del film: recuerda que se conocieron en 1974, cuando él era un simple asistente del Grupo Acción Instrumental que actuaba en la televisión de Baden-Baden. En esos días hicieron la excursión hasta la casa de Brahms. Fue el principio de una larga amistad, que hoy culmina en la realización de este film.

Dirección: Edgardo Cozarinsky // Actores: Margarita Fernández, Diana Szeinblum, Carolina Basaldúa, Federico Gianera, Eduardo Stupía, Francisco Ledda, Valentin Basaldúa, Eugenio Monjeau // Fotografía: Constanza Sanz Palacios // Producción: Constanza Sanz Palacios, Aníbal “Corcho” Garisto, Lumencine // Guión: Edgardo Cozarinsky // Música: Gaspar Scheuer, Margarita Fernández // Montaje: Iair Michel Attias //

Protagonistas

Última fecha

sa

20

noviembre

Dejanos tu opinión

También te puede interesar