Nuestras vidas han cambiado profundamente desde la puesta en órbita de miles de satélites alrededor de la tierra. Explorar el universo, estudiar el clima, los mares y los suelos, ver la televisión o guiarnos a través de mapas digitales es posible gracias a estos instrumentos sofisticados que tienen apenas unas pocas décadas de desarrollo y en los cuales la Argentina tiene una trayectoria propia.

Durante julio y agosto, el C3 dedica su programación cultural a la exploración espacial. A través de experimentos, instalaciones y observaciones se podrá descubrir cómo es posible vivir en el espacio: respirar, comer y beber. Cohetes y satélites, la comida, los aromas del espacio y los materiales que forman otros planetas y un espacio dedicado a los 50 años de la llegada a la Luna serán algunos de los componentes de esta temporada.

Observar modelos a escala de los proyectos satelitales argentinos SAC-D y el más reciente SAOCOM 1, manipular fragmentos de meteoritos, experimentar con un réplica del robot Curiosity aterrizado en Marte y conversar con los principales referentes de las investigaciones y tecnologías actuales en materia satelital serán sólo algunas de las actividades programadas.

Última fecha

sa

31

agosto

Dejanos tu opinión

También te puede interesar