Sobre las piernas infinitas de Marlene Dietrich se podría haber escrito, o tatuado, todo el poder del deseo bisexual de la historia del cine. Tras hacerla triunfar con su Lola-Lola en El angel azul, Sternberg se la llevó a Hollywood para dar el paso que sólo sus piernas podían dar: encarnar a la máxima diva bi al protagonizar esta película, también de Sternberg, para vestirse de frac y estamparle un pico a una mujer en pleno cine clásico.

1930, de Josef Von Sternberg. 92'. c/Marlene Dietrich, Gary Cooper, Adolphe Menjou, Francis McDonald, Eve Southern, Paul Porcasi. 92'.

Última fecha

vi

2

noviembre / 2012

Dejanos tu opinión

También te puede interesar