La muestra individual de Nicanor lleva el nombre de su madre, Librada, y es la última exhibición que se presenta en esa galería luego de 11 años de actividad.

Concebida a partir de materiales que surgen desde la oscuridad, iluminados por su propia luz de neón, la exposición transforma la sala en un ambiente vertiginoso, en una situación de estrés visual por el diseño del empapelado que la envuelve, e inestable por el suelo cubierto de cúrcuma, que lo convierte en una sensual superficie de color y aroma.

La habitación es habitada por tres figuras humanas, guerreros/ samuráis/ ninjas/ autorretratos femeninos y masculinos a la vez. Creados en una técnica mixta que va desde la cestería botánica y collages de revistas de gatos y de armas, hasta origami y cerámica, los brazos de estos seres se repiten en un mismo gesto: el saludo de Xuxa hecho objeto como en una deformidad de Cronenberg, en una secuencia de movimiento a lo futurista, en donde el movimiento se genera a través de la repetición triple del brazo.

Librada es un punto de llegada y es también una despedida.

Las visitas se realizan unicamente por invitación y deben ser solicitadas por teléfono o email con anticipación.

Protagonistas

Última fecha

lu

23

junio / 2014

Dejanos tu opinión

También te puede interesar