Jimena Brescia traza, a partir de sus obras, nuevas arqueologías de memoria erigidas sobre los restos del descarte de la sociedad del consumo.

El modo de construir sus esculturas, sus collages, sus performances y sus dibujos/objetos es a través del rescate de materiales abandonados, encontrados en la calle o en una obra en construcción para darle nuevas vidas, otras oportunidades, un nuevo recomienzo continuo.

Sus operaciones estilísticas son absolutamente intuitivas, buscando porosidad en la forma de emparentar materiales, imágenes y formas. El resultado de esos parentescos – muchas veces forzados y hasta contrapuestos al mejor estilo warburgiano- son obras de apariencia fuerte, erguidas y poderosas pero que en su gesto mínimo nos devuelven imágenes frágiles y sensibles que evidencian lo personalísimo de la acción.

En la obra de la artista la historia personal se cruza todo el tiempo con lo colectivo. El relato autobiográfico es, por decisión propia, una historia de sanación. De lo particular a lo universal es un mantra que se repite en cada acción, en cada repetición, en cada forma de apilar un objeto con el otro. Quizás encontrarle nuevos recorridos a los materiales sea una forma de curar sus vidas pasadas o de crear nuevos amuletos/talismanes/reliquias como un acto de fe hacia el futuro y, porque no, como un modo de resistencia.

Artistas: Jimena Brescia //

Última fecha

sa

11

diciembre / 2021

Dejanos tu opinión

También te puede interesar