Galería Rubbers retoma las exposiciones de la mano de Liliana Golubinsky con La que mira.

No es ocioso comparar la pintura de Liliana Golubinsky con la literatura por su carácter fuertemente narrativo.

Gran parte de la serie que presenta hoy Liliana se hizo en contexto de encierro durante los últimos dos años, la clausura no solamente fue del espacio urbano sino también el espacio interno de cada uno de nosotros. Nos encerramos en nuestras casas, hubo una retracción anímica que obligó a una introspección inusual para otros tiempos. En el caso de Liliana fue un muy fecundo diálogo interno, poco a poco fue retrayendo el dominio del intelecto y dejó avanzar a la intuición.

En todas esas obras hay varias técnicas, pastel, óleo, acuarela, carbonilla, collage que construyen una atmósfera acuosa, todo parece deslizarse, fluir, correrse, nadar, se percibe cierta ensoñación, un dejarse llevar por las imágenes de un sueño diurno. Si fuera música estas pinturas serían una polifonía del renacimiento, un conjunto de voces que se superponen en armonía. Así de fluida es la relación entre la artista y la tela que pinta, no hay un esquema forzado a priori sino una actitud de escucha ante la pantalla de la tela.

La que ve es el título de una de los cuadros de esta serie, a un costado hay un rostro aparentemente femenino con pañuelo en la cabeza (creemos) y lentes, que podría evocar a la escritora Victoria Ocampo. La que ve es precisamente nuestra artista, que no reproduce lo que ve o lo que piensa sino aquello latente en la tela que busca manifestarse. La tela es para ella un enigma que trata de descifrar, Liliana se convierte en un agente de transmutación, en traductora de una dimensión tan invisible como real.

Artistas: Liliana Golubinsky //

Última fecha

lu

9

mayo

Dejanos tu opinión

También te puede interesar