En el centro conceptual de esta exposición de Carlos Huffman se halla una novela que podría o no ser escrita alguna vez. En su narración, su autor apócrifo intentó una recopilación del espíritu hecho pensamiento de todos y cada uno de sus antepasados desde el comienzo de la historia. Investigando el territorio bastardo que une al texto con la imagen figurativa, produje la primera parte de un panteón de retratos de personajes. Lo que resultó es la ficción de una muestra de pintura que trata sobre un libro inexistente escrito por un autor imaginario.

Última fecha

vi

28

diciembre / 2012

Dejanos tu opinión

También te puede interesar