Sobre esta exposición de Alejandra del Castillo y Alicia Ubilla, la curadora Olga Larnaudie ha escrito: "Habían compartido exposiciones con un asunto preciso y un número acotado de participantes, cuando comenzaron a trabajar en equipo las temáticas y fundamentos de sus obras. Integraron un dueto visual, al reunir dos instalaciones claramente diferenciadas que se mostraron como una zona de sombra en el Museo de Arte Precolombino e Indígena de Montevideo, en el año 2011. Me referí entonces a sus sutiles intersecciones, y entiendo que en buena parte aquel texto de entonces incluye la posibilidad de una exposición como la actual.

Por segunda vez en menos de un año, aquellos vasos comunicantes entre sus mundos expresivos, que me animaba a ubicar hasta ahora- a través de una simplificación quizás impertinente- en el área de la razón en el caso de Alicia, y en el de la afectividad en la obra de Alejandra, dieron paso a un trabajo en equipo que pasó de lo conceptual a la resolución formal, alimentándose mutuamente. Fueron dos experiencias hasta ahora, las dos en “La Pasionaria”, la primera en el espacio abierto que ocupa en parte la escalera, acompasándose a su trayecto. Esa primera muestra en la Ciudad Vieja a mediados de 2012, siguió una revisión conceptual del criterio de montaje, en función de un espacio del Espacio de Arte Contemporáneo, a fines del mismo año, y un segundo trabajo de adaptación a una sala del Centro Cultural Borges.Subvirtiendo la antinomia animado- inanimado, estas artistas reflexionaban acerca de la vida y muerte de los objetos, cuando el azar llevó a Alejandra a reencontrarse con cuentos de Felisberto Hernández, que Alicia había leído hacía poco. Los textos de este escritor uruguayo, unos textos cargados de imágenes, fueron el detonante de esta instalación conjunta, que llega a Buenos Aires con dieciseis mini objetos que partieron de frases del aquel escritor...

Última fecha

do

19

mayo / 2013

Dejanos tu opinión

También te puede interesar