En 1961, Kenneth Kemble invitó a un grupo de artistas a participar en una exposición en la que, en lugar de crear, destruirían obras de arte. La exposición Arte destructivo, en la Galería Lirolay de Buenos Aires, exhibió una serie de objetos (desde muebles y paraguas hasta una gran cantidad de juguetes infantiles) sometidos a todo tipo de estragos, y presentados en una instalación tan ominosa como humorística. Dos años después, en el Impasse Ronsin, Marta Minujín convocó a figuras clave de la escena parisina a un evento de cierre de su estadía en la capital francesa para que se apropiaran e intervinieran las obras que había realizado hasta entonces en Francia. Luego les prendió fuego en un evento catártico e iniciático que se convertiría en el primero de una serie de happenings que cambiarían el curso de la historia del arte argentino.

Estos dos eventos trazaron un imaginario de vanguardia basado en el juego y la destrucción, dos gestos que serían clave en el resto de la década, en la que el objeto artístico fue constantemente puesto en discusión. En ello se enfoca la muestra Juguetes rabiosos. La exposición toma el título de la primera novela de Roberto Arlt (1926), que condensa, con humor surrealista e intensidad expresionista, la actitud lúdica de los artistas de los sesenta y su relación con el objeto artístico que, como un juguete en manos de un niño, estalla en ese período.

La exposición comprende piezas que despliegan un variado abanico de gestos de violencia hacia el objeto, sus límites y su materialidad; pinturas y esculturas del informalismo y del arte destructivo, compuestas con desechos y materiales violentados; obras que deconstruyen los procesos de significación con un foco en la materialidad del lenguaje; trabajos acerca de la desmaterialización más radical del objeto artístico; e incluso obras sobre la desfiguración del cuerpo humano. Juntas, constituyen un repertorio de estrategias artísticas que buscaron revitalizar el arte tanto en los albores de una década obsesionada por la modernización cultural, como en años posteriores en que se impusieron gobiernos autoritarios y dictaduras.

La exposición actualizará de manera lúdica y mediante intervenciones del artista y cineasta Joaquín Aras (Buenos Aires, 1985), la obra y las estrategias de las vanguardias históricas que expandieron los límites de lo posible. Los artistas representados son Noemí Di Benedetto, León Ferrari, Alberto Greco, Alberto Heredia, Marta Minujín, Dalila Puzzovio, Luis Wells, entre otros.

A través de sus instalaciones audiovisuales, Joaquín Aras busca invocar el espíritu irreverente y paradójico de las obras del período y reflexionar sobre las resonancias materiales entre el arte destructivo y el archivo audiovisual de los sesenta, así como sobre el importante trabajo de conservación de las obras de arte que integran la colección del Museo Moderno.

Quiénes

Artistas: Joaquín Aras // Curador: Patricio Orellana //

Dónde y Cuándo

329

Museo de Arte Moderno de Buenos Aires

Av. San Juan 350   |  ver fechas
Sábados y Domingos
11:00 - 20:00
Gratis, $500, $1500, $3000 ARS

También te puede interesar


Gratis / $ 500


Conseguir Entradas