4 maderas le dan forma a la bailarina y viceversa. Hay una conversación porque hay un afecto que supone, al mismo tiempo, el hecho de ser afectada por las maderas y el de afectarlas a ellas.

Alguien juega salvajemente y se va transformando. 4 maderas que se encastran y se separan y terminan formando un marco.

Un dejarse llevar por aquello que va aconteciendo donde el adentro y el afuera genera una incomodidad, cierta confusion.

Esta obra sucede en homenaje a Marina Gubbay. Bailando en su presencia-ausencia.

¿Una travesia?, ¿seres distintos?, ¿mundos paralelos?.

Esta obra cuenta con el apoyo de Prodanza

Actores: Amaray Collet // Dirección: Marina Gubbay // Iluminación: José Binetti // Música: Andrés Rubinsztejn //

Última fecha

do

29

mayo

Dejanos tu opinión

También te puede interesar