Primera muestra individual del artista tucumano Máximo Pedraza compuesta por pinturas de mediano y gran formato, cielos oscuros y tupidos en acrílico sobre papel misionero y esculturas en bronce.“Esta dualidad se traduce en una dinámica visual escurridiza: cuanto más ingenuas son las formas que retrata, más se cierra el cielo sobre ellas para cubrirlas con una mantilla de oscuridad y desconocimiento; a su vez, mientras más siniestras parecen, algo en la mansedumbre de las imágenes declara que no hay nada de qué asustarse”, relata su curador, Alejo Ponce de León.

Última fecha

vi

22

febrero / 2013

Dejanos tu opinión

También te puede interesar