Pocos recuerdan que este clásico del suspenso transcurre en algún sitio innominado de Latinoamérica, donde los yanquis tienen mano libre para la explotación petrolífera. Descastados de todas partes del mundo, varados en ese rincón perdido y desolador, añoran sus respectivas civilizaciones en medio del hambre, la desesperación y la miseria más espantosa. En ese alegre contexto no es sorprendente que los protagonistas estén dispuestos a transportar nitroglicerina al rayo de sol y en camiones sin amortiguadores, con tal de reunir el dinero necesario para pagarse un pasaje a cualquier otra parte. De Henri- Georges Clouzot, con Yves Montand y Peter van Eyck.Le salaire de la peur, Francia, 1952, 125'.

Última fecha

vi

8

marzo

Dejanos tu opinión

También te puede interesar