En poco más de una hora la obra despliega un ácido retrato familiar, con mucho más motivos para llorar que para reír, en el que planean la violencia doméstica, la infidelidad, la hipocresía, una terrible desesperanza y la locura. Un universo que se va caldeando y en el que las verdades solo saldrán, al final, de la boca de su personaje más débil, en teoría, y protegido: Beto, el loco del título. Es el hijo en tratamiento psiquiátrico de una pareja humilde, cuya hija invita a cenar a su novio, un pijo porteño que provoca grima solo verlo.

Dice el director: Una familia esconde a su loco de todas las maneras posibles. Lo esconde del afuera y del adentro. Suprimirlo sería el ideal. El loco se desarrolla amorfo y monstruoso como un cuerpo dentro de un corset. Su habilidad – condena es decir lo que ve sin filtros.

Dirigido por Nelson Valente, director de Banfield Teatro Ensamble.

Protagonistas

Última fecha

ma

30

abril

Dejanos tu opinión

También te puede interesar