Unos productores europeos que llegan a Argentina para filmar una biopic feminista. Un tesoro jesuita escondido en Misiones. Una banda de cineastas ladrones. Un rodaje falso funciona como pantalla para llegar al tesoro, y se revela como el escenario de una posible y melancólica versión de La Isla del Tesoro, adaptada para la Argentina, desde el punto de vista de los piratas. O acaso como el escenario para que los fantasmas decimonónicos de Leandro N. Alem, Edgar A. Poe y Victoria Benedictsson se deshonren mutuamente al pulso de una chamarrita entrerriana. Hacia el final sólo queda el silencio gélido y perpetuo de la mañana inmóvil en unas ruinas misioneras, tragándose el hilo de voz de un popular actorcete que ensaya y recita el relegado testamento político de L.N. Alem: “¡Que se rompa, pero que no se doble!”.

Dirección: Alejo Moguillansky, Fia-Stina Sandlund. Actúan: Rafael Spregelburd, Walter Jakob, Luciana Acuña, Agustina Sario, Andrea Garrote, Matthieu Perpoint, Georg Tielmann, Mariano Llinás, Alejo Moguillansky, Agustín Mendilaharzu, Agustín Gagliardi, Rodrigo Sánchez Mariño.

Última fecha

do

16

octubre / 2016

Dejanos tu opinión

También te puede interesar