Mercedes Azpilicueta investiga el sentido menos visible de la expresión, ese lugar donde la palabra es desbordada por los recursos propios de la voz y del habla: el tono, la gestualidad y la respiración. En esta exposición se reúnen piezas sonoras y videoinstalaciones en las que trabaja con la afectividad que circula por medio del lenguaje, pero también sobre el control y la violencia ejercidos a través del él. La artista se interesa por la parte viva y cambiante del habla, aquello que refleja las maneras personales y locales de expresión.

En sus obras, Azpilicueta interpreta momentos de encuentro y desencuentro con los otros en el lenguaje oral cotidiano. Compone monólogos en los que se apropia de voces ajenas –la de una azafata autoritaria, la de un rematador de obras de arte– o transforma su voz en un territorio para reconstruir el paisaje sonoro de una ciudad. Azpilicueta investiga el cuerpo como una caja de resonancia entre lo personal y lo social, un enfoque que en los últimos años la llevó a interesarse por el conocimiento intuitivo y el deseo femenino como fuentes de creación artística.

La instalación Cuerpos pájaros (2018), que da título a la muestra, es una obra filmada en las calles de Buenos Aires y producida especialmente para esta exposición. A través de una colección de imágenes, la artista se pregunta cómo es un cuerpo colectivo, formado por muchas partes, diverso y desmitificado, que no está sujeto a la normatividad.

Artistas: Mercedes Azpilicueta //

Última fecha

lu

15

abril

Dejanos tu opinión

También te puede interesar