Desde las pinturas de campesinos en la siembra, en Jean-François Millet a los obreros portuarios de La Boca, en Quinquela Martin; Ernesto Pereyra cuenta que el trabajo ha sido siempre tema de inspiración para él. Sin embargo, los nuevos modos de trabajo flexibles y digitales nos envuelven en una vorágine que poco nos deja ver quién trabaja y cómo lo hace. “Los objetos presentados en soledad, silencio y quietud nos brindan una oportunidad para pensar sobre la tarea, el hacedor y su historia”, señala el artista que nos invita a reflexionar, bajo esta tensa calma, en los contrapesos cotidianos, en los juegos de equilibrio y en las relaciones de poder que se esconden detrás de cada trabajo.

Artistas: Ernesto Pereyra //

Última fecha

mi

31

julio

Dejanos tu opinión

También te puede interesar