La obra de Luciana Lamothe, producida por el MAMBA, interviene la recepción del edificio del Museo y entra en tensión con sus paredes, escaleras y zonas de paso. Contacto propone un organismo exploratorio. Su operario es el espectador: con el movimiento del cuerpo acciona una maquinaria viral con un espíritu constructivo tanto desde su conceptualización como materialidad -caños de acero, nudos de andamiaje, grasa lubricante y tablones de fenólico. Mediante una prótesis arquitectónica temporaria -entre la escultura a gran escala y la instalación recorrible- el cuerpo se proyecta para palpar diversos espacios de la recepción y, de un espectador a otro, dar la bienvenida a un museo en movimiento.

Protagonistas

Última fecha

do

26

enero / 2014

Dejanos tu opinión

También te puede interesar