En el texto que acompaña la exposición de Max Gomez Canle, Valeria Tentoni escribe: “Para ser bestia se requiere inocencia”, leemos en el Anticristo. La fauna que habita los retratos de Max Gómez Canle está hermanada no solamente por el efecto de sus intervenciones, por su mirada coleccionista —capaz de una selección que podría adjetivarse como natural— sino también por una gracia anterior, que se acumula en todos y cada uno de los personajes: ese exceso del espíritu que llamamos inocencia.

"Lámina por lámina, asombro por asombro, decidió las apropiaciones. La serie, por sí sola, incluso antes del ejercicio de su derecho a la visita (alentado por la Mona Lisa hirviente de Duchamp), podría ser entendida ya como una obra. Durante años estuvo separando materiales, registrando libros viejos, bibliotecas, ferias. Observando lentamente las cosas lentas. Y es como si las láminas, retenidas en los tomos antiguos —tomos que después habría que desguazar para las extracciones—, hubiesen estado esperando el turno de su reencarnación filiforme...

Artistas: Max Gómez Canle //

Última fecha

vi

2

diciembre / 2016

Dejanos tu opinión

También te puede interesar