Las tragedias se repiten, toman su forma de modelos antiguos y reviven en nuevas épocas y nuevas personas con pequeñas variantes.

El mundo de Rey Lear subyace en parte de ese mundo, de ciertas relaciones, de ambiciones compartidas, para instalarse en el 1830 de Argentina, en un campo cerca de Buenos Aires.

La historia se escribe en la tensión de los deseos concretados y los postergados, los deseos para mantener un statu-quo y aquellos que vienen a romper lo establecido; entre generaciones distintas con futuros distintos frente a sus ojos.

Así, esta obra, juega con la idea de un momento fundacional de la Historia en el que, sin saberlo, anticipan hechos oscuros de la Argentina que los continuará.

Ficción sobre nuestro pasado que habla sobre nuestro presente

Última fecha

do

31

octubre / 2021

Dejanos tu opinión

También te puede interesar