Hubo una Batalla.

Hay, ahora, la voluntad de ponerla en escena, de intentar descifrar en qué medida esa Batalla fue (o es- o puede ser- o debería ser) una performance.

Y he aquí la primera sorpresa: los tiempos militares han quedado tan lejos -tan hundidos en la sospecha tan hundidos en el desprecio tan sepultados por la ignominia y la vergüenza- que no es posible aproximarse a ellos más que desde el ejercicio de un movimiento circense.

Es decir: si evocamos a aquellos fantasmas-los de los combatientes-los de los caballos- los de los cañones- no obtendremos otra cosa que un desfile de payasos dispuestos a hacernos reír.

Y eso ¿Es malo o bueno? La Batalla, ahora, sin muerte ¿Es malo o bueno? -¿Sabés lo que pasa?- Podría decirme alguien -¡Pasa que la muerte está! ¡La Muerte está, Llinás! -Tiene razón, amigazo. Acaso intentaremos, apenas, mantenerla alejada. La Muerte, lejos. Y aquí, entre nosotros, sin Ella, nuestra Batalla será una fiesta. ¿Lo logreremos?

Alza tu copa, espectador.

Duración y formato: El espectáculo intentará la reconstrucción de una batalla campal, invitando a los espectadores/ participantes a involucrarse en forma física e intelectual en la experiencia bélica. El procedimiento en su conjunto tendrá una duración aproximada de una hora.

Nota aclaratoria: En ninguna fase del espectáculo se utilizarán armas reales. Asimismo, se advierte al público que la recreación de La Batalla de Angaco no estará especialmente revestida de rigor histórico.

Mirá la programación de diciembre de BP.21 Bienal De Performance

Autor: Mariano Llinás // Actores: Milva Leonardi, Constanza Feldman // Dirección: Mariano Llinás // Escenografía: Laura Caligiuri, Flora Caligiuri // Vestuario: Flora Caligiuri, Laura Caligiuri // Coreografía: Luciana Acuña // Música: Gabriel Chwojnik // Producción: Agustín Gagliardi //

Última fecha

do

19

diciembre / 2021

Dejanos tu opinión

También te puede interesar