“Fue la música. Fue a partir de pensar que una canción - que te cuenta una historia - bien podría ser toda una novela. Y si fuera así, ¿cómo sería la tapa de esa canción?...”

A partir de esta sentencia es que Ricky Crespo comienza esta nueva serie, comienza un juego que no solo es plástico, si no también retórico. Lo inabarcable, un juego de infinitas posibilidades al que el artista parece desafiar con esta nueva producción.

Mediante portadas o páginas de libros de esta biblioteca imaginaria, Crespo nos propone un recorrido en apariencia solemne y enciclopedista, pero solo en apariencia, porque se trata en verdad de un viaje autoreferencial en modo random.

En cada una de estas obras, el artista nos presenta una nueva imagen con la particularidad de generarnos una singular familiaridad con la misma, la sensación de déjá vú, jugando de este modo también con el inconsciente colectivo. Su obra nos invita a bucear en lo que ya conocemos para componer con estos elementos la nueva imagen que Crespo nos propone.

La memoria y el paso del tiempo forman parte de esta serie y a la pregunta del porque envejece sus obras el artista responde “Es que el tiempo que te marca es el que te hace más joven”.

La obra deconstruye para dar lugar a algo nuevo, vandalizando el enciclopedismo y poniendo el orden del conocimiento en el lugar de una utopía. En este recorrido aparecen guiños a la cultura pop, la literatura, la gráfica editorial de los 50´s y 60´s fusionados con una revisión de la obra del propio artista a modo de retrospectiva, generando un atractivo juego de muñecas rusas, de cuadros dentro de cuadros.

Artistas: Ricky Crespo //

Última fecha

ju

1

agosto

Dejanos tu opinión

También te puede interesar