La propuesta ideada por Susana Groisman, reúne la mirada de seis artistas, planteando desde dónde estamos involucrados en el concepto de Naturaleza. La cultura humana que la transforma, la utiliza, la deforma, la multiplica y la homenajea, atraviesa la reflexión en estas obras. El barro y el lenguaje del arte cerámico es tomado como metáfora del caldo primigenio en el que se genera la multiplicidad de lo vivo, por sus ciclos ineludibles y la diversidad de variables en que se puede abordar.

El jardín será un espacio intervenido por trabajos de Susana Groisman, Patricia Yegros, Marta Midaglia y Gabriel Komerovsky. Entre ellas, se encuentra la palabra escrita de Bernardo Rosenfeld en forma de Haiku y, en la apertura, una performance a cargo de Blanca Rizzo en la que la técnica que baila lo que ve mostrará la naturaleza de cada obra y el entorno.

Última fecha

mi

6

junio / 2012

Dejanos tu opinión

También te puede interesar