El Paraguay es una isla rodeada de tierra en el corazón del continente, definió Augusto Roa Bastos. El arte erudito de Asunción puede pensarse como otra isla, rodeada por el arte popular que, a veces, lo contamina y singulariza dentro de la globalización.

A fines de los años sesenta, Ricardo Migliorisi (Asunción, 1948 - 2019) emprende búsquedas vitales a través del dibujo, sostenidas en la sensorialidad de la cultura psicodélica. Su obra se consume en el propio acto creativo afirmado en la constancia de la pulsión erótica; una sexualidad jocosa que afirma la libertad individual y el goce de los cuerpos en la cerrazón de la dictadura.

En la obra de Osvaldo Salerno (Asunción, 1952) el momento crucial no es cuando imprime su cuerpo, sino el proceso que conduce a considerar esa decisión como su principal estética. Salerno asume el grabado como una cuestión teórica sobre la multiplicación.

Fredi Casco (Asunción, 1967) trabaja en los cruces entre el registro de la memoria y la política. De cierta forma, las fotografías de Casco recuerdan el clima cinematográfico tamizado por la tardes frente a la televisión familiar de los setentas. 

Apyte Ao de Claudia Casarino (Asunción, 1974) es una instalación de vestidos de lienzo de algodón crudo que se enrollan en sus bases. Lo textil en el Paraguay ha sido asociado a la mujer popular, generadora del sustento doméstico desde la colonia al presente. Casarino genera una belleza extraña de cuerpos ausentes mediante las largas telas colocadas en círculo como si estuvieran ubicadas para un antiguo rito, para una ronda, como el abrazo común sobre el que se levantan las causas de igualdad.

No podés perderte esta excelente muestra llena de historia.

Artistas: Claudia Casarino, Fredi Casco, Ricardo Migliorisi, Osvaldo Salerno // Curador: Roberto Amigo //

Última fecha

mi

31

julio / 2019

Dejanos tu opinión

También te puede interesar