Las pinturas de Sobrino parecen solidificarse, el espesor de sus tablas, las capas de pintura parecen exceder el campo de la obra misma para transformarse en algo diferente, material, es que la materialidad de estas obras dan un paso más en su búsqueda formal y conceptual, se aproximan al objeto, se redefinen y cuestionan los elementos de la pintura tradicional.

En esta ocasión, Sobrino expone una serie pequeñas obras que funcionan como activadores que dan lugar a obras de formato mayor, recortes de madera, objetos encontrados, restos de otras obras y marcos libres que dan como resultado un sistema vivo de operaciones sobre las cuales Sobrino actúa conformando series.

Las obras de gran formato hacen cita sobre sí mismo, sobre las principales búsquedas del artista, planos de color cuyos límites son el otro color, color que particiona sus tablas en parcelas de igual superficie. La muestra es un conjunto de pinturas/cuadros y cada cuadro/pintura es un objeto.

Formas geométricas, simples, composiciones subjetivas, espacios irreales; punto, recta, plano, espacio; transformaciones y desplazamientos; sistemas, estructura, simetría, entidades abstractas; triángulo, cuadrado, rectángulo, rombo, trapecio, paralelogramo, pentágono, hexágono; color, luz, percepción, reflexión, refracción; amarillo, verde, azul, blanco, negro.

Artistas: Andrés Sobrino //

Última fecha

vi

18

octubre

Dejanos tu opinión

También te puede interesar