Mientras en los estadios de fútbol algunas gargantas se llenaban de gol, otras se ahogaban en rezos. Se apagaban para siempre en el más rotundo y siniestro anonimato. El país entraba en los televisores del mundo y se consagraba campeón. La Argentina silenciaba, por la sombra, a los hijos de su tierra. Madres y Abuelas comienzan su búsqueda. La ronda infinita. La lucha de antaño. El éxito futbolístico, el genocidio, la libertad, la dictadura, los sueños rotos.

1978 es el año de lo absurdo.El docente, dramaturgo, director y actor David Paez, estrena una nueva propuesta teatral con actores egresados de su escuela Scalabrini.

Última fecha

vi

30

agosto / 2013

Dejanos tu opinión

También te puede interesar